Archivo de la categoría: padres

Lactancia materna

La semana pasada en varias conversaciones con amigos y familia salió el tema de la alfombra roja de los Oscar, y por supuesto el comentadísimo estilismo de Penelope Cruz. No voy a entrar en debates de estilismo, ya que no van con la temática de este blog, pero si voy a entar en el debate paralelo que generó la aparición de la actriz, y es que por lo visto ha decidido no darle el pecho a su bebé por recuperar la figura lo antes posible.

Dar el pecho es una decisión muy personal y tampoco debemos demonizar a aquellas madres que optan por no hacerlo. Tampoco podemos olvidar a aquellas que ni siquiera pueden decidir, ya que por diversas razones es su cuerpo el que se lo impide. Además hoy en día hay leches de fórmula estupendas que alimentan muy bien a los pequeños.

Con este post no pretendo convencer a nadie, pero si quiero compartir lo bueno que yo encuentro en dar el pecho a mi pequeña Patatita. Hace casi 3 meses que nació mi hija y desde sus primeros 30 minutos de vida le estoy dando de mamar. No puedo negar que era un momento que me daba mucho miedo. Tenía dudas si me saldría leche suficiente, si me dolería, si mi pequeña podría engancharse correctamente… Además había escuchado experiencias horrorosas por parte de conocidas, lo cual incrementaba mis miedos.

Los expertos dicen que “la mayoría de los bebés están dispuestos a mamar durante la primera hora después del parto, cuando el instinto de succión es muy intenso”. En mi caso puedo decir que es verdad. Según le acerqué el pecho a mi hija, no tardó nada en engancharlo. ¡Y ahí se quedó hasta que nos llevaron a la habitación! Es maravilloso el vínculo que se crea en ese momento.

Pese a lo bien que empezó a mamar, durante el primer mes tuve bastantes dudas y miedos (soy primeriza y cuesta evitarlo). Seguía sin tener claro si la colocaba en la postura adecuada, si succionaba eficazmente, si le daba la cantidad suficiente. Os confieso que los primeros días no dejaba de revisar los apuntes de los curso de preparación al parto!! Además cada 2-3 horas mi pequeña tenía hambre, cada toma duraba una hora más o menos, y esto se cumplía tanto durante el día como por la noche. Pensaba que iba a estar varios meses sin poder descansar, tenía un hambre horrorosa y picaba cada vez que podía, y no tenía tiempo ni para arreglarme. Cada vez que enganchaba el pecho sentía dolor porque cerraba la boquita con mucha ansia… Llegados a este punto tenéis que estar pensando: ¡Qué horror! Pues creedme, aunque fuera el mes más dificil no podía estar más feliz. Esas madrugadas en silencio con mi pequeña no me las quita nadie, mirándola embobada mientras comía. Cualquiera puede darle un biberon a un bebé, pero es su madre quien puede darle el pecho, y el vínculo que se crea en ese momento es impagable.

Después del primer mes se disiparon todos mis miedos y dudas. Tras la revisión del primer mes comprobamos que mi leche sí que le alimentaba: había engordado kilo y medio, por lo que no teníamos que complementar la lactancia con ningún suplemento. Además las tomas nocturnas comenzaron a espaciarse y al poco tiempo dormía toda la noche del tirón, así que enseguida volvimos a descansar. Aunque por lo que os he dicho que tenía muchísimo hambre y comía cada vez que podía penséis que debía estar hecha una bola, todo lo contrario. Al mes recuperé el peso que tenía antes del embarazo, así que eso que dicen que la lactancia engorda nada de nada. Los dolores que padecí en el pecho desaparecieron completamente, y el pecho no se me está quedando descolgado ni nada por el estilo, si no más bien todo lo contrario. Los meses siguientes han sido cada vez mejores!! No cambio por nada del mundo la risa que le entra cuando le voy a dar la primera toma de la mañana. Además en posts anteriores os he podido comentar lo bien que funciona la “tetanelgesia” (https://yahorapapas.wordpress.com/2011/02/10/la-revision-de-los-dos-meses/) y las defensas que les pasamos a través de la leche materna (https://yahorapapas.wordpress.com/2011/02/02/gastroenteritis-y-lactancia/).

Saliendo de la experiencia personal podemos añadir que es la alimentación más barata y que la tenemos disponible en cualquier momento y lugar, además siempre a la temperatura adecuada! El sabor siempre es distinto ya que va en función de lo que comamos, y así la adaptación de nuestros peques a la comida será mucho más sencilla. Metiéndonos en temas más científicos podemos hablar de los factores de transferencia, que son toda la información que nuestro sistema inmunológico ha obtenido a lo largo de nuestra vida y transferimos a nuestros bebés a través de la leche. Esto no lo podemos obtener de ninguna leche artficial.

En un par de meses volveré a trabajar, por lo que no podré darle todas las tomas a mí hija. Aún así espero poder mantenerle todas las que mi cuerpo y mi tiempo me permitan.

Espero que este post os haya animado a darle el pecho a vuestros hijos, y haya podido resolver alguna de vuestras dudas. Merece la pena ver a mi pequeña Patatita creciendo tanto y tan sana (aún no ha cogido ni un resfriado y tocaremos madera para que continúe así).

Veréis que no es ningún esfuerzo, si no más bien una satisfacción.

Podéis conseguir más información en :

1 comentario

Archivado bajo bebes, hijos, lactancia, padres, primerizos

Bebés que extrañan

Desde hace un par de semanas la Patatita ha empezado a llorar con todo aquel que no seamos papá o mamá Patata. Hasta ahora y desde que nació no había tenido problema en estar en brazos de cualquier familiar, amigo o vecino, y estabamos contentos con ello. Además de esto, estuviese cerca  quien fuera le echaba una sonrisita, pero esto ya no se cumple. En cuanto ve una cara que no sea la nuestra comienza a llorar como si la fuesen a matar. Esto es terrible sobretodo con la familia más cercana, ya que como es normal, están deseando achucharla y llenarla de besitos.

Llevo días leyendo artículos y preguntando para informarme de qué le puede suceder. En principio nuestra Patatita es muy pequeña para demostrar miedo ante otras personas que no seamos los papásPatata, sin embargo llevabamos unos cuantos días sin recibir visitas y la Patatita pasaba la mayor parte del día conmigo, aunque salgamos todas las tardes.  Por lo visto si llora cuando alguien que no seamos sus papás la coge, es mas por incomodidad, porque nota que la postura o la suavidad en el habla no es la habitual y no por la persona en sí o por miedo.

He encontrado también algún consejo para ayudarla a pasar esta temporada de lloros:

  1. Los papás debemos mostrarnos  serenos y no perder la calma ante la crísis de llanto, sin forzar al bebé que acepta a la persona que viene a verlo, pero tampoco evitando su compañía
  2. Si empieza a llorar, debemos alejar al bebé suavemente del adulto para que poco a poco se vaya acostumbrando. Admiten mejor una aproximación paulatina y sin contacto físico que la clásica “invasión” de quien se les echa encima y pretende cogerle y comérselo a besos y achuchones.
  3. Debemos tener especial cuidado si estamos en un lugar no familiar para nuestro peque.
  4. Cuando vaya cogiendo confianza con las personas que están en nuestro entorno, debemos dejarles que cojan al bebé o se queden a ratos con él.

Creo que son buenos consejos, así que intentaré ponerlos en práctica!! Más adelante os diré si me han funcionado, especialmente por los abuelos y tíos de la Patatita que quieren volver acercarse a ella sin miedo a que llore desconsoladamente.

Pero sobretodo, ante esta situación no debemos pensar que nuestro bebé se ha convertido en un antisocial que no quiere ver a nadie, o que está muy mimado y tiene mamitis. Simplemente es muy pequeño y debe de aprender a sociabilizarse y adaptarse al entorno que empieza a reconocer.

2 comentarios

Archivado bajo bebes, extrañar, lloros, padres

Zapatos para bebés

El otro día nos regalaron para nuestra Patatita unas preciosas deportivas rosas, una autentica monada, pero con una suela de goma como las deportivas que acostumbramos a llevar los mayores. Con dos meses y medio que tiene y cuando aún no camina (ni siquiera gatea), no sé hasta que punto necesita unos zapatos y en qué pueden afectarle al desarrollo de los pies. Así que como buena primeriza me dispuse a investigar.
Después de leer varios artículos escritos por podólogos sobre los pies de los bebés, he sacado en conclusión que no hace falta que lleven zapatos hasta que comienzan la etapa de deambulación, hacia los 12 o 16 meses. Hasta esa etapa los zapatos no son más que un elemento decorativo o para proteger del frío. Debido a la información táctil que reciben a través de sus pies, contra más libres se encuentren mayor será la capacidad sensitiva.
Tampoco es sano que los zapatos que utilicen sean muy grandes o muy pequeños, ni tampoco que sean modelos no adaptados a los meses del bebé, ya que pueden ser dañinos para la formación de sus piececitos.
En un artículo del Instituto del pie de Valencia encontré que: Un bebé no tiene los huesos formados plenamente. La forma del pie está constituida por un cartílago suave y flexible, la planta es plana y está rodeada por una capa de grasa temporal. Esto hace que los pies sean suaves pero también que sean propensos a doblarse y perder la forma sin que el niño sienta ningún dolor. En realidad, los pies en esta etapa tendrán más huesos que nunca, ya que éstos empezarán a fusionarse durante los siguientes 15 años. Hasta los 17-18 años no se consolidarán definitivamente.

Así que creo que por el momento voy a seguir usando zapatos blanditos. Pero claro, después de ver a la Patatita, tan mona con sus zapatitos de mayor… con los patucos no es no lo mismo, por que he decidido hacerle yo misma unas manoletinas. En la foto podéis ver lo chulas que han quedado!!!

Deja un comentario

Archivado bajo bebes, fieltro, hecho a mano, hijos, padres, primerizos, regalos, zapatos

El portabebés o Grupo 0

El otro día para ir a la consulta del pediatra llevamos a la pequeña Patatita en el portabebés. Entre todas las cosas que te cuentan y te preguntan, la enfermera nos recomendó que no llevaramos a la peque en el Grupo 0, que ella prefería el capazo. Pero ahí quedó la cosa, pues como ya comenté habían pinchado a la Patatita para vacunarla y tenía un berrinche tremendo.

Sí que había escuchado y leído que no es muy recomendable que los bebés pasen más de 2 horas en los portabebés, pero sin más explicación. Así que como buena madre primeriza me he puesto a investigar.

Lo que encuentras en casi todos los sitios es que  se debe evitar su uso prolongado por una cuestión de formación en la espina dorsal, ya que hasta que los bebés  no gatean no empiezan a formar bien las distintas curvaturas que tendrá su espina dorsal posteriormente. Esto tiene su lógica porque si te fijas el “cuquito”  le curva la espalda por tres sitios diferentes (cervicales, dorsales y lumbares).

Ya indagando más, me encuentro que estás sillas, que realmente están diseñadas para ir en el coche, se realizan con materiales ignifugos, por lo que no transpiran nada o casi nada. Y sí que es verdad que algún día he sacado a la Patatita del portabebés sudando…

Pero lo que realmente me ha convencido de que el portabebés es básicamente eso, una silla para transportar a los bebés en el coche y no un sustitutivo del capazo, es que su uso prolongado e inapropiado puede aumentar hasta un 40% la posibilidad de sufrir el síndrome de muerte súbita de los bebés. ¿Y esto por qué? Como hemos visto al fijarnos que en el portabebés la posición de su cuerpecito es totalmente curvada, y al ir doblados les cuesta bastante respirar con normalidad, hacer la digestión… Además van atados como si fueran pilotos, y su libertad de movimiento se limita bastante… En resumen, que lo que se dice cómodos no van, y encima les puede suponer un riesgo a futuro.

En resumen, el Grupo 0, es indispensable para la seguridad de los bebés en el coche y les proteje en caso de un posible accidente ( igual que si llevamos el casco para que nos proteja en la moto y no lo llevamos cuando vamos andando por la calle). Pero para pasear mejor usamos el capazo, que los peques van completamente estirados, se mueven con libertad y respiran correctamente.

Deja un comentario

Archivado bajo bebes, grupo 0, hijos, padres, portabebés, primerizos

10 Cosas que he aprendido de mi Patatita

10 cosas que he aprendido de mi hijo es un carnaval de blogs cuyo propósito es hacernos reflexionar, compartir, reír, emocionarnos y facilitarnos una mirada en retrospectiva acerca de cuánto hemos aprendido desde que emprendimos el camino de la maternidad.

Leer más: http://www.amormaternal.com/2000/01/10-cosas-que-me-ha-ensenado-mi-hijo.html#ixzz1DMSdFVQq
Under Creative Commons License: Attribution Non-Commercial No Derivatives

10 cosas que he aprendido de mi hijo

  1. He aprendido a darle importancia a las cosas que realmente importan
  2. He aprendido que no hay nada más bonito que la sonrisa de mi hija cuando se despierta
  3. He aprendido a relajarme para transmitirle tranquilidad a mi hija
  4. He aprendido a no tener vergüenza por hacer reir a mi bebé
  5. He aprendido que una sola mirada de mi niña haga que me olvide de preocupaciones triviales
  6. He aprendido a ser una multifunción para no perderme un segundo de mi pequeña
  7. He aprendido a interpretar cada lloro
  8. He aprendido a dormir poco y aún así no sentirme cansada
  9. He aprendido a que los tiempos y los horarios los marca mi Patatita, y si el resto tiene que esperar ...
  10. Pero sobretodo he aprendido lo grande que es ser madre

5 comentarios

Archivado bajo bebes, hijos, padres, primerizos

Cursos de preparación al parto ¿Son útiles?

Esta es una pregunta que muchas de mis amigas embarazadas me han hecho, y yo siempre contesto lo mismo: ¡Sí! y mucho. Por lo menos a mí me ha resultado útil y sigue siéndolo, pues por lo menos en nuestro caso, no sólo nos informan de lo que es el propio parto, si no del antes y del después. Y es que al final el parto es un ratito ( en algunos casos, porque yo me estuve 20 horas… ) y sí, si duele, pero al fin al cabo es lo que más rápido se pasa.

Realmente de lo que surgen dudas es de los momentos anteriores (lo que siento será normal o estaré mal ¿?, reconoceré el momento del parto ¿?, me pongo la epidural ¿?… ) y de los posteriores ( ya tengo a mí bebé pero ahora qué hago ¿?, cómo le doy de mamar ¿?, es normal que mi bebé sea así de cabezón ¿? ).

Si os digo la verdad al principio iba bastante escéptica, y pensaba que en estos cursos nada más se hacía eso de la respiración que vemos en las películas y poco más. Pero si yo no iba muy animada no os digo nada PapáPatata… No le hacía ninguna gracia, y no entendía para qué tenía que ir.

No es que en estos cursos tengan una piedra filosofal con la que te puedan resolver todas las dudas y situaciones, pero te aportan algo más importante: confianza y seguridad. Y es que yo creo que en eso tiene mucho que ver que los cursos los dan las matronas, que desde mi punto de vista son una raza aparte que transmite una tranquilidad tremenda y a la que se le nota que le gusta realmente lo que hace.

Al final del curso, y a pocos días del parto, no sentíamos tantos miedos como podíamos tener antes del curso. Reconocí inmediatamente los síntomas del parto, los ejercicios de respiración nos sirvieron a los dos, el primer contacto con la pequeña Patatita no nos resultó tan brusca, la primera toma no fue traumática si no gratificante… y así hasta ahora.

Además, aquí en Getafe, que es de donde somos la familia Papa, nos enseñaron el Hospital, la zona de Maternidad, la sala de dilatación, la de partos… Así que el día D, ya nos conocíamos todo. 

Así que resumiendo, sí que son útiles!!! No los desaprovechéis!!!

Y ya aprovecho para volver a darle las gracias a nuestra matrona Esther, que aún después del parto nos sigue atendiendo!!!

Deja un comentario

Archivado bajo bebes, hijos, padres, primerizos

Ahora si que empezamos

Bueno pasados los 40 días de adaptación empezamos ya en serio a escribir en el blog!! A partir de ahora comenzaremos a tratar temas que nos pueden ser interesantes, así que si tenéis alguna sugerencia no dudéis en compartirla!!

1 comentario

Archivado bajo bebes, hijos, padres, primerizos